ANDALUSIA, THE REAL SPAIN - España

Itinerario

PDF

Días: 6

Incluido en el programa

  • Asistencia en el aeropuerto
  • Autocar aeropuerto - hotel - aeropuerto
  • Alojamiento en el hotel 3 *** / 4 **** / 5 ***** de su elección.
  • Estancia en Media Pension
  • Autocar de lujo para la estancia (traslados y excursiones)
  • Todas las entradas, visitas, actividades y degustaciónes previstas en el programa
  • Nuestra asistencia desde la llegada del grupo y durante la estancia.
  • Excursiones según el programa
  • El orden de las visitas se puede modificar de acuerdo con los requisitos locales

No incluido

  • Bebidas
  • Gastos personales, propinas
  • City Tax
  • Todas las entradas y visitas NO indicadas en el programa

Hoteles

HOTEL PARASOL GARDEN - Torremolinos

+ info.

El Hotel Parasol Garden está situado en la zona de Playamar, únicamente a 100 m. de la playa, junto al Paseo Marítimo. A 1000m. del centro urbano de Torremolinos, a 100 m. de la parada de autobús, y a 6 km del aeropuerto de Málaga – Costa del Sol.

El hotel cuenta con 176 habitaciones todas de ellas exteriores y bien equipadas. Restaurante tipo buffet con cocina en vivo,  Bar junto a la piscina y Bar Salón. Piscinas tanto para niños como adultos, jacuzzi, zonas ajardinadas en las que se encuentran hamacas con colchonetas y sombrillas gratuitas. Parque infantil, mesas de billar y ping-pong, zona de internet, sala de televisión, área de videojuegos y WIFI gratuito en zonas nobles. Animación diurna y nocturna. Parking exterior.

  • Wifi: gratuito
  • TV
  • Restaurante
  • Piscina exterior

HOTEL MALAGA PLAYA - Torremolinos

+ info.

El Hotel Málaga Playa, reformado recientemente, es experto en crear climas para hacerte feliz durante tus días de descanso. La calidez de sus habitaciones, el ambiente divertido de sus actividades de animación, la atmósfera acogedora de sus restaurantes… Y, como no podía ser de otra manera, la mejor temperatura de toda Europa. 

  • Piscina exterior
  • Wifi: gratuito
  • Hotel de Playa
  • Aire acondicionado: regulable en habitación
  • TV: satélite

HOTEL PUENTE REAL - Torremolinos

+ info.

El Hotel Puente Real está situado en primera línea de playa en Torremolinos, en el corazón de la Costa del Sol. Sus instalaciones y privilegiada ubicación permiten la oportunidad de descansar y disfrutar del buen clima, así como de las costumbres de la Costa del Sol.

El hotel dispone de 371 habitaciones entre dobles, triples y cuádruples, siendo la gran mayoría con vistas al mar y 102 apartamentos de construcción andaluza, rodeados de zonas ajardinadas. Disponemos de un Restaurante panorámico con vistas al mar y cocina en vivo todos los días.

  • Recepción las 24 horas
  • Wifi
  • TV
  • Restaurante
  • Piscina exterior

Mapa/Ruta

Visualizar mapa del programa

Actividades

MALAGA

+ info.

Bajo la atenta mirada del Castillo de Gibralfaro se extiende una ciudad alegre y bulliciosa plagada de bellos rincones, como la Alameda Principal o el paseo marítimo de La Farola.Su condición de capital de la Costa del Sol la convierte en uno de los destinos turísticos más importantes de España, por su clima, por sus playas y por una inmejorable oferta de campos de golf.

Fenicios, griegos, cartagineses, romanos...las principales civilizaciones mediterráneas encontraron en Málaga hace más de dos milenios un enclave privilegiado para el establecimiento de rutas comerciales, gracias a la estratégica situación de su puerto. La Alcazaba (s. VIII-XI) es, además de uno de los símbolos de la ciudad, una de las mayores fortalezas árabes de Andalucía. En esta edificación tiene su sede el Museo Arqueológico, que contiene valiosas piezas de las épocas fenicia y romana.Desde el Castillo de Gibralfaro (s. XIV), unido a la Alcazaba por un lienzo de muralla, se obtienen las mejores vistas de la ciudad, que se abre al mar con el puerto y el paseo marítimo de La Farola, una de las principales zonas de ocio de la ciudad. A los pies de Gibralfaro se extienden el Teatro Romano, la plaza de toros (conocida como La Malagueta) y el casco histórico de la ciudad.En su centro se levanta la Catedral (s. XVI-XVIII), también conocida como “la Manquita” por su inacabada torre derecha. Este templo, de bellísima factura renacentista, conserva un interesante conjunto de capillas que contienen buenos ejemplos de la imaginería andaluza. En el barrio viejo destacan otras iglesias como la de Santiago (s. XV-XVIII), con bella torre mudéjar, la de los Mártires, el Sagrado Corazón y el Santo Cristo de la Salud.La Málaga histórica ofrece innumerables lugares y rincones típicos. Así, puede admirarse la fachada del Ayuntamiento, de principios del siglo XX, o bien la plaza de la Merced, presidida por el Monumento a Torrijos y donde queda emplazada la casa natal del célebre pintor Pablo Ruiz Picasso. El recorrido por el casco antiguo ha de pasar por el concurridoPasaje de Chinitas, la calle Granada, con el Museo de Bellas Artes, o la calle Larios, principal arteria del casco antiguo.La capital malagueña dispone, asimismo, de amplias zonas verdes, como el Parque, la Alameda Principal, los jardines de Puerta Oscura y Pedro Luis Alonso.Fiestas y alrededoresUna buena época para visitar Málaga es durante la Semana Santa. Esta fiesta, declarada en Málaga de Interés Turístico Internacional, sobresale por sus monumentales pasos y por el fervor popular que despierta en cada barrio. Una de las mejores opciones de alojamiento en la capital malagueña pasa por el Parador de Málaga Gibralfaro, ubicado junto al Castillo. Conviene, sin embargo, reservar alojamiento con suficiente antelación durante esas fechas.En sus alrededores, Málaga invita a recorrer una provincia marcada por los fuertes contrastes existentes entre los pueblos del interior y la costa. La Costa del Sol se encuentra jalonada por poblaciones de gran tradición turística, como Benalmádena, Torremolinos, Fuengirola, Marbella o Estepona. En este litoral también es posible disfrutar de establecimientos hoteleros como el Parador de Málaga Golf o el de Nerja. 

Ciudad natal de Pablo Picasso

La figura del artista está muy presente en Málaga. La mejor muestra es el Museo Picasso, fundado en 2003; a éste se suma la Casa Museo del pintor. Visita imprescindible es también la del Museo Carmen Thyssen Málaga, que subraya la importancia de los autores andaluces en la pintura española del siglo XIX.Además, el solo hecho de pasear por su casco histórico permite disfrutar de su historia con monumentos como la Catedral, un buen ejemplo de templo renacentista andaluz; la Alcazaba, un palacio-fortaleza árabe del siglo X; o el Teatro Romano.Las fiestas más conocidas de la ciudad son la Semana Santa y la Feria de Málaga. La primera está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional y la segunda llena de alegría las calles en el mes de agosto. Por último, Málaga es un buen destino para acercarse al arte flamenco.

Mijas - Andalucia

+ info.

El casco histórico de Mijas queda enclavado en el interior, sobre una ladera de la sierra del mismo nombre. En este lugar se alza, como un gran balcón con vistas al Mediterráneo, un trazado urbano que, inequívocamente, recuerda su pasado árabe. Recorrer sus animadas calles de casas encaladas supondrá descubrir una típica localidad andaluza cargada de historia y llena de rincones encantadores. La plaza de toros, con su exterior cuadrangular, el santuario de la Virgen de la Peña (siglo XVII) o la iglesia de la Concepción (s. XVI) son algunos monumentos destacados. También merecerá la pena acercarse al Auditorio y pasear plácidamente por La Muralla, jardines y balcones que permiten contemplar privilegiadas vistas de la Costa del Sol. Y, de vez en cuando, sorprenderá ver los simpáticos burro-taxis, que invitan a recorrer el centro y los alrededores del pueblo. Los amantes del senderismo podrán disfrutar de los numerosos senderos rurales que discurren por el interior, entre pinares y cumbres. Las sendas que conducen a la ermita del Calvario (s. XIX) o a la antigua cantera de mármol son algunas de las sugerentes opciones que esperan al visitante.

GRANADA

+ info.

A los pies de Sierra Nevada, entre los ríos Darro y Genil, se extiende una de las ciudades más interesantes de la Andalucía Oriental. El impresionante legado andalusí se suma a joyas arquitectónicas del Renacimiento y a las más modernas instalaciones propias del siglo XXI.

El hecho de ser la última ciudad reconquistada por los Reyes Católicos en 1492 dota a Granada de un inconfundible aroma árabe. Su gastronomía, artesanía y urbanismo se ven determinados por su glorioso pasado histórico. Fuentes, miradores y Cármenes, las viviendas rodeadas de jardines características de esta ciudad, contribuyen a crear rincones inolvidables. No en vano, uno de sus viejos barrios, el Albaicín, es Patrimonio de la Humanidad junto con La Alhambra y el Generalife. Importante centro cultural durante largos siglos, tanto durante el gobierno musulmán como el cristiano, actualmente goza de una envidiable agenda cultural y de ocio. Ciclos y festivales de cine, música o teatro se complementan con exposiciones permanentes e itinerantes que abarcan todos los ámbitos del saber. Antiguos palacios renacentistas acogen seminarios, conferencias y coloquios, mientras que las más innovadoras infraestructuras están preparadas para los grandes eventos.

El último reino árabe en la Península

El último reino en ser reconquistado por los Reyes Católicos posee un increíble patrimonio histórico-artístico. Elementos árabes y cristianos se dan la mano en las calles de Granada. Los conjuntos palaciegos de La Alhambra y el Generalife, junto al barrio del Albaicín han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Gran Vía de Colón y la Avenida de los Reyes Católicos conducirán al visitante a los barrios más importantes y monumentos erigidos en el Renacimiento.

La colina rojiza de La Alhambra alberga la antigua Alcazaba y los Palacios Reales Nazaríes. Esta joya del arte arábigo-granadino, levantada entre los siglos XIII y XV, agrupa numerosas dependencias enlazadas a través de patios, jardines y fuentes. Su delicada factura constructiva es patente en lugares como los patios de los Arrayanes y de los Leones, en el Salón de los Embajadores o en la Sala de las Dos Hermanas. En esta colina también se encuentran el Generalife, la residencia de verano de los monarcas nazaríes, y el Palacio de Carlos V. Se trata de una construcción renacentista en la que se pueden visitar el Museo Provincial de Bellas Artes y el Museo de la Alhambra. El primero conserva una importante colección de artistas del siglo XVI, entre los que destacan Alonso Cano y Machuca. Por su parte, el segundo es una excelente manera de conocer el arte hispanomusulmán de Granada.

En otra de las elevaciones de la ciudad se enclava el barrio, de profundo sabor árabe, del Albaicín. Calles estrechas y empinadas dan cobijo a cármenes (casas con jardín), antiguas mezquitas sobre las que se han construido iglesias (San Salvador, San Bartolomé o San José) y plazuelas como las de San Nicolás y San Cristóbal. Estos dos puntos gozan de hermosas vistas sobre La Alhambra y las cumbres de Sierra Nevada.

Entre las murallas, la Puerta de Elvira y la Carrera del Darro, el Albaicín esconde muchas otras sorpresas. Los baños árabes (El Bañuelo), la decoración mudéjar del Convento de Santa Isabel la Real, la planta renacentista del palacio de los Córdova y del convento de Santa Catalina de Siena o la impresionante fachada de la Real Chancillería son sólo algunas de ellas.

GUADIX

+ info.

En el interior de la provincia granadina se sitúa Guadix, considerado uno de los asentamientos humanos más antiguos de España. Su monumental casco histórico reúne un importante patrimonio en el que sobresalen la Alcazaba árabe medieval, la Catedral y varios edificios de estilo mudéjar, si bien lo más característico de esta localidad son sus barrios de originales viviendas-cueva. Pueblo de marcada personalidad, Guadix conserva una gastronomía fuertemente ligada a la tradición andalusí, así como costumbres de gran arraigo, como la popular Fiesta del Cascamorras.

Enclavada en un estratégico paso natural que comunica el Levante con el Valle del Guadalquivir, la comarca de Guadix y el Marquesado estuvo habitada desde tiempos prehistóricos, tal y como atestiguan los numerosos hallazgos arqueológicos encontrados en la zona, correspondientes a los periodos Neandertalense, Paleolítico Superior y a la Edad de los Metales. Habitada siglos después por fenicios y cartagineses, llegó a ser una importante colonia romana, denominada Julia Gemella Acci. Preside la ciudad la Alcazaba árabe, que está declarada Monumento Nacional. Erigida en el siglo XI en la cima de un cerro, desde sus torreones se aprecian inmejorables vistas de la ciudad y sus alrededores. Al abrigo del baluarte se extiende la ciudad monumental, en cuya fisonomía puede apreciarse la huella dejada tras largos siglos de presencia árabe. Dentro de su trazado sobresale la Catedral, auténtica joya en la que conviven los estilos gótico, renacentista y barroco. Construida entre los siglos XVI y XVIII sobre los restos de una antigua mezquita, su interior cobija destacadas dependencias como la sacristía, obra del maestro Diego de Siloé, así como un magnífico coro barroco, de Ruiz del Peral.Guadix conserva abundantes muestras de arquitectura mudéjar. Una de las más destacadas es la iglesia de Santiago, del siglo XVI. Una esbelta torre mudéjar se alza junto a su hermosa fachada de estilo plateresco, mientras que en el interior del templo destaca un valioso artesonado mudéjar. También conservan este elemento otras iglesias de la localidad, como la de San Francisco o la de Santo Domingo. También es posible encontrar algunas casas nobiliarias y otros edificios destacados, como el Palacio del Marqués de Villalegre, el Palacio de Peñaflor o el Hospital Civil.

Pero si hay algo que distingue a Guadix de otras localidades son sus barrios típicos, como el de las Ermitas o de las Cuevas. En ellos aparecen numerosos ejemplos de viviendas-cueva, originales edificaciones que se encuentran excavadas en la tierra. Algunas de las más emblemáticas son la Ermita Nueva, la Cueva del Padre Poveda y la Cueva-Museo de Artes y Costumbres Populares, en la que se expone una interesante colección de objetos de artesanía local. Los miradores de la Magdalena, Cuatro Veredas y San Fandila permitirán disfrutar de los increíbles paisajes que depara el interior granadino. Fiestas y gastronomía En la calle de San Miguel se alza el Monumento al Cascamorras, erigido en honor del protagonista de una de las fiestas más populares de la localidad. Cada 9 de septiembre, este personaje, ataviado con vestimentas de vivos colores, es acosado y perseguido por los vecinos de la villa tras haber intentado recuperar sin éxito la imagen de la Virgen que se encuentra en la vecina localidad de Baza.

Otras citas del calendario festivo de Guadix son las fiestas patronales en honor de San Torcuato, el 15 de mayo, y la Feria, que tiene lugar entre finales de agosto y principios de septiembre. Otro aliciente que ofrece Guadix es descubrir su gastronomía, que cuenta con recetas de gran personalidad y que, en muchos casos, enraízan con la tradición andalusí de la zona. Son típicas las gachas (pasta líquida elaborada a base de harina), las migas (elaboradas con pan, carne de cerdo, ajo y aceite), y otros platos como las perdices en escabeche, el conejo al ajillo o las patatas a lo pobre. De postre, nada mejor que sus dulces típicos, como los tocinillos de cielo (dulce compuesto de yema de huevo y almíbar), el arroz con leche o las natillas de huevo. Los vinos andaluces con Denominación de Origen Málaga, Condado de Huelva, Montilla-Moriles o Jerez-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda pueden ser el acompañamiento perfecto para estas suculentas recetas.

Muy cerca de Guadix se encuentran otras localidades de interés. Baza, donde se encontró la Dama de Baza, nos habla de la antigua cultura íbera. Su legado árabe y judío se nos muestra en los restos de murallas, alcazaba, baños y judería. También se puede visitar Granada. La Alhambra, el Generalife y el barrio del Albaicín, todo ello declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, son sólo algunos de los tesoros que nos depara la capital. Las posibilidades que ofrece el interior de la provincia son innumerables. El Parque Nacional de Sierra Nevada, el sistema de alta montaña más meridional de Europa, cuenta con una riqueza paisajística y biológica excepcional, además de contar, en sus proximidades, con la estación invernal de Pradollano. Además del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada, completan la riqueza paisajística de Granada los parques de las sierras de Castril, de Baza, de Huétor y de Tejada.

RONDA

+ info.

Esta localidad malagueña divide su casco urbano a ambos lados del Tajo del Ronda, un desfiladero de más de 150 metros de profundidad. Su casco antiguo está declarado Bien de Interés Cultural. Celtas, fenicios, romanos y árabes habitaron estas tierras, que fueron reconquistadas por los Reyes Católicos. El casco antiguo, de reminiscencias árabes y trazado medieval se dispersa al sur del Guadalevín, mientras que la Ronda más moderna, la que surgió a partir del siglo XVI, se despliega al norte de este cauce. Diversos puentes unen estas dos mitades de una de las localidades más interesantes de la ruta de los Pueblos Blancos, en plena Serranía de Ronda, a pocos kilómetros de la Costa del Sol.

La llamada “ciudad de los castillos” se erige en una atalaya natural defendida, en su parte más accesible, por una alcazaba. Aún se conservan sus murallas y las puertas más importantes que daban entrada a la ciudad. La Puerta del Almocábar (s. XIII) era al acceso al casco urbano por su extremo sur, del siglo XVI data la de Carlos I, mientras que la Puerta de la Exijara conducía a la judería.

La antigua alcazaba

En este entorno amurallado sobresale la construcción gótica-renacentista de la iglesia del Espíritu Santo, mandada levantar por Fernando el Católico para conmemorar la reconquista de Ronda. Otra importante obra religiosa es Santa María la Mayor, donde se dan cita elementos árabes y cristianos. Sobre un antiguo templo romano, los árabes levantaron la Mezquita Mayor de Ronda en el siglo XIII. De este periodo permanece el arco del mihrab, decorado con estucos, y el minarete, reconvertido en campanario. En los siglos siguientes, su interior se enriqueció con decoración renacentista y barroca, como se puede admirar en su Capilla Mayor, coro y altares. El estilo mudéjar, con estucos y arcos de herradura, queda patente en el minarete de San Sebastián, utilizado posteriormente para el culto cristiano. Otra herencia musulmana son los baños árabes, a orillas del río. Datan del siglo XIII y se encuentran muy bien conservados.

La arquitectura civil rondeña se nos muestra en casas solariegas y palacetes aristócratas. Los palacios de Mondragón y del Marqués de Salvatierra, y la Casa del Moro son algunos de los bellos ejemplos que se pueden admirar. El primero de los palacios ha sido durante siglos residencia de los reyes musulmanes y cristianos, y hoy en día acoge el Museo Arqueológico de la ciudad. En el antiguo hogar del Marqués de Salvatierra destaca un balcón de hierro forjado al puro estilo rondeño. Por su parte, la Casa del Rey Moro ostenta decoración gótica-mudéjar y unos jardines colgantes, declarados Jardín Artístico. El Museo del Bandolero, el de la Caza y el Museo Lara son otros alicientes dignos de considerar a este lado del Tajo de Ronda.

El puente Árabe, el Viejo y el Nuevo Tres puentes atraviesan un barranco de más de 100 metros de profundidad y conducen al otro extremo de la ciudad. El puente árabe fue construido en el siglo XIV y por aquí se entraba al Arrabal Viejo. El llamado puente viejo consta de un único arco de unos 10 metros de diámetro. Pero el más representativo de todos ellos es el Puente Nuevo, una colosal obra de ingeniería que une los barrios del Mercadillo y la Ciudad. Data del siglo XVIII y sus cimientos se asientan en la base del barranco, alcanzando en algunos puntos 98 metros de altura y 70 de longitud.

La antigua Casa Consistorial, hoy Parador de Turismo, domina el cortado y es un excepcional lugar para descansar y disfrutar de las vistas. Su chef nos ofrece sabrosas recetas rondeñas como la perdiz estofada, el cabrito asado o la sopa de almendras. Entre los postres, las yemas rondeñas, las tortitas de miel y el queso de almendras son algunas de las sugerencias.

El Paseo de Blas Infante y el Mirador de los Reyes Católicos, cerca de la plaza de toros (considerada la más antigua de España), son buenos lugares para observar el paisaje que nos depara el río Guadalevín. En el trazado más actual de esta zona destacan la iglesia de Nuestro Padre Jesús y el Templete Virgen de los Dolores. La iglesia es de estilo gótico, donde prevalece un campanario renacentista. Por su parte, en la capilla de la Virgen llaman la atención los grupos escultóricos manieristas que decoran sus pilares.

Ronda se engalana durante sus fiestas, buenas ocasiones para disfrutar de estas tierras. Las Fiestas de Pedro Romero, con corrida goyesca y festival flamenco, son una importante cita, así como la Semana Santa, las Fiestas de la Reconquista y la Romería de Nuestra Señora de la Cabeza.

Los pueblos blancos, de origen árabe, de la Serranía de Ronda aúnan la arquitectura popular con parajes naturales impresionantes. Otras localidades, sin embargo, son afamadas por sus ruinas fenicias (Jimena de Líbar) o romanas (Acinipo). La esencia morisca, entre olivares y viñedos, es la marca distintiva de Algatocín o Atajate. La comarca rondeña se enclava en la Andalucía húmeda, donde la variedad botánica crea espectaculares paisajes, como el parque natural de la Sierra de las Nieves, la Sierra Bermeja o la Sierra Crestellina. La costa malagueña se encuentra a un paso, ofreciéndonos un litoral donde Benalmádena, Fuengirola, Marbella o Estepona son los más activos enclaves de ocio.

 

CORDOBA

+ info.

Situada en el interior de la Comunidad autónoma andaluza, Córdoba es un compendio de pasado y modernidad. Esta ciudad milenaria, declarada Patrimonio de la Humanidad, es un legado vivo de las diversas culturas que se asentaron en ella a lo largo de su historia.

Pocos lugares en el mundo pueden presumir de haber sido capital de la Hispania Ulterior bajo el Imperio romano y capital del Califato de los Omeyas. Esplendor que, además, se palpa en la intelectualidad de este centro de saber y conocimiento que ha dado a luz a figuras como Séneca, Averroes o Maimónides.

Pasear por el casco antiguo cordobés supone descubrir un bello entramado de callejuelas, plazas y patios encalados ordenados en torno a la Mezquita-Catedral, reflejo de la importancia de la urbe en época medieval y auténtico símbolo de la capital.

La mezquita catedral

 La Mezquita de Córdoba es una mezcla de estilos arquitectónicos superpuestos, que se sucedieron a lo largo de los nueve siglos que duraron las construcciones y reformas.

La Mezquita de Córdoba, ubicada en pleno centro histórico de la ciudad, es uno de los más bellos ejemplos de arte musulmán en España. Fue el emir musulmán Abderrahman I quien mandó construir el templo en el año 785 sobre los restos de la antigua iglesia visigoda de San Vicente. En siglos posteriores, la mezquita pasó por sucesivas ampliaciones. Abderrahman III mandó levantar un nuevo alminar, mientras que en el 961 Alhaken II ensanchó la planta del edificio y se decoró el mihrab. La última de las reformas sería llevada a cabo por Almanzor en el 987. Como resultado, la apariencia interior es la de un laberinto de columnas de gran belleza, con doble arquería y arco de herradura. En el año 1523, tras la conquista cristiana, se construyó en su interior la catedral, en la que destaca el retablo mayor, el retablo barroco y la sillería del coro en madera de caoba. El mihrab es uno de los más importantes del mundo musulmán, siendo la pieza más noble de la mezquita. La decoración es de mosaico bizantino y mármoles labrados. El patio de los Naranjos es el acceso al recinto.

Sin olvidar su esplendoroso pasado, Córdoba es una ciudad moderna que ha sabido adaptarse a los tiempos actuales para ofrecer las más modernas infraestructuras y servicios, así como una amplia oferta hotelera.

Con la huella del antiguo esplendor del Califato de Córdoba

El casco histórico cordobés, declarado Patrimonio de la Humanidad, aún conserva las huellas del antiguo esplendor del Califato de Córdoba, que hizo de esta ciudad una de las más cultas y refinadas de la Europa medieval.

En el siglo X, bajo el dominio de Abderramán III, la Medina llegó a contar con mil mezquitas, ochocientas casas de baños y un avanzado sistema de alumbrado público. Su trazado urbano rivalizaba en monumentalidad con Constantinopla, Damasco y Bagdad.

Y dominando el paisaje, la Gran Mezquita. Su fama se propagó tras su edificación debido a su genialidad constructiva y a su riqueza. El "bosque de columnas" (hay cerca de mil), asentado sobre una basílica visigoda, es uno de sus mayores atractivos. Diecinueve naves componen la planta cuadrangular de la primitiva mezquita, divididas por una doble arquería, en la que se combinan arcos de herradura y de medio punto. La alternancia de ladrillo con piedra y el rojo con el blanco se suma a mármoles tallados, estucos, mosaicos y yeserías como elementos decorativos.

Actualmente, Catedral y Mezquita componen un único espacio arquitectónico ya que, tras la Reconquista, se ideó construir dentro de la propia mezquita una catedral de estilo gótico. Con los años asumió también elementos platerescos y barrocos. Así, se funden bóvedas de cañón y ornamentación barroca con motivos geométricos y versos del Corán.

Otra herencia hispanomusulmana es la Judería, que se extiende desde la mezquita hasta las murallas y la Puerta de Almodóvar. La forman un entramado de calles estrechas cuyas fachadas encaladas se adornan con azulejos y rejas. En este barrio se sitúan la Plazuela de las Flores, la casa de los Duques de Medina Sidonia y la Sinagoga, la única que se conserva en la ciudad.