MUSEO MEMORIAL DEL EXILIO - LA JONQUERA

El exilio, ese camino incierto que se abre delante de quienes se ven obligados a alejarse de su país, conlleva una ruptura traumática y dolorosa. Una ruptura que hace que el pasado, desafiando el paso del tiempo, se resista a quedar atrás y pueda acabar convirtiéndose en una pesada carga. Dice Imre Kertész que el único camino hacia la liberación de esta carga pasa por la memoria. Y es precisamente el camino de la memoria el que pretende recorrer el Museo Memorial del Exilio.

El Museo es, por consiguiente, un espacio para la memoria, la historia y la reflexión crítica. Un centro de interpretación que recuerda los exilios provocados por la Guerra Civil de España y de Cataluña; sobre todo, el exilio que sufrieron los vencidos en aquel conflicto indisolublemente ligado a la Europa del ascenso de los fascismos, del totalitarismo y del nazismo, y que fue preludio de la confrontación a escala planetaria más devastadora de la historia. Muchos de los hombres y mujeres exiliados en 1939 continuaron luchando por la libertad desde las filas de la Resistencia francesa, pero unos cuantos miles fueron enviados a los campos de concentración nazi en un viaje que, para la mayoría, fue solo de ida. Otros volvieron, voluntariamente o a la fuerza, a la España de Franco, donde sufrieron persecución, prisión, muerte y, todos ellos, la tortura del silencio impuesto, del exilio interior. Una gran parte tuvo que buscar asilo a miles de kilómetros, en tierras europeas, americanas o africanas.

Situado en La Jonquera, en el mismo paso fronterizo por el que huyeron la mayor parte de los exiliados, el MUME compagina las funciones museísticas, a través de las exposiciones permanentes y temporales, con las de investigación histórica y difusión pedagógica. Y lo hace siempre con una mirada amplia que vincula el pasado con el presente, pues los conflictos que provocan exilios han sido una constante en la historia del siglo XX y siguen siéndolo hasta el día de hoy.